El Logos Femenino

Inanna permanece impertérrita a lo largo de la existencia, como auténtica fuente de inspiración para el aspecto femenino, en toda su voluntad de Ser y Existir.
En este blog compartiremos la sabiduría femenina, recuperaremos sus costumbres, ideas, sentimientos y abogaremos para que este pilar que conforma una mitad de un todo, sea indivisible por siempre jamás.
Bienvenid@s a LA TIENDA ROJA

DESPROGRAMACIÓN DE PATRONES


Todos venimos a este mundo cargados de información quántica que seleccionada por nosotros mismos y de acuerdo con el Plan construido teniendo en cuenta  todo nuestro entorno, vamos a poder manifestar, en aquellas probabilidades que escojamos vivir. En la fase inicial, aproximadamente en los primeros días  de gestación, se realiza la construcción de nuestra identidad como Ser, de todo lo que hemos sido, somos y seremos sin tiempo ni espacio, y que hemos concretado en lo que se denomina la fase simuladora (esto esta explicado en el dossier primer sendero de la segunda etapa Vida entre Vidas). Nuestro ADN no es producto del azar, sino de unas decisiones muy bien estudiadas, por parte de todos los implicados, para poder vivir aquellas realidades y experiencias que el Alma ha decido aprender, y que quedaran a su vez grabadas en nuestro campo etérico, para entrar a formar parte de nuestra riqueza experiencial que engrandece nuestro Ser, y que será vertida en la próxima encarnación. En esta impresionante cadena de ADN queda grabado todo aquello que hemos venido a experimentar y que determinara nuestro paso por esta vida. Todo queda definido, nuestra forma física, si seremos altos o bajos, gordos o flacos etc.. dependiendo de los datos genéticos físicos que obtenemos de nuestros padres, así construiremos nuestro aspecto (color de ojos, de pelo, estructura ósea, etc…). También decidimos con que arquetipos nos vamos a identificar y que conformaran nuestra identidad de creencias y actitudes con las que nos vamos a relacionar con todo nuestro entorno. También las enfermedades Kármicas asociadas a cargas energéticas de nuestro inconsciente familiar, es aquí donde desarrollaremos esos arquetipos que hemos venido a evolucionar como individuos y como colectivo, por eso decimos que el plan está construido de acuerdo a las experiencias del entorno. Es como construir las piezas de un puzle de forma que colocadas en su lugar se puede ver el puzle en su totalidad. Nuestro aprendizaje es saber ser esa pieza que ajuste en el puzle, con ello conseguiremos conocer nuestra identidad y darle identidad al inconsciente familiar. La vida lee nuestros códigos de ADN, todos formamos parte de esta gran Red Lumínica. La premisa de la vida, evolucionar, elevar, conciencia y consciencia. Estos grupos de códigos de los que estamos hablando, son fragmentos matemáticos que constituyen lo que denominados Algoritmos. Estos algoritmos los podríamos definir como paquetes de información que contienen todas las instrucciones que se precisan para alcanzar una finalidad desde su inicio. Los objetivos los tenemos grabados  y cuando los conseguimos alcanzar, se activan los códigos que nos van a llevar a la siguiente estación, de este viaje tan complejo como fascínate. Hacernos conscientes de todo esto es un paso ya de por si importantísimo, para dar luz a todo aquello que el Alma ha venido a experimentar. Una vez identificamos nuestra pieza y nos damos cuenta  del puzle al que pertenecemos  ya no tenemos por qué estar condicionados a los códigos o cargas energéticas heredadas y que ya no nos pertenecen. Aquí es donde entra la posibilidad de poder desprogramar estos códigos sin tener que esperar a hacerlo en la siguiente encarnación. El Principio de Vibración es el que va asociado a la naturaleza de nuestros códigos, es decir así sean nuestros paquetes de información así vibraremos, por tanto el cambio de vibración de nuestros átomos y células es la consecuencia inmediata de la descodificación y reordenación quántica. A través de la medicina quántica se pueden descodificar patrones del ADN y también limpiar celularmente estas órdenes impresas. Se realiza introduciendo códigos algorítmicos que producen una activación en determinados fragmentos de nuestro orden quántico y  que todos contenemos dentro de nuestra configuración energética. Estos fragmentos se encargan de eliminar aquello que ya esta trascendido y activar el algoritmo de la siguiente fase evolutiva. Esta es la herramienta que garantiza que los códigos realmente  lleguen a su destino y activen el Despetar de nuestras células. La meditación con visualización de creación de esa realidad, nos da un acercamiento a la vibración necesaria para que se produzca la descodificación y alcance la consecución de regeneración. La combinación de la activación de los códigos al mismo tiempo en nuestras células y en nuestro cuerpo de luz, es decir, dentro-fuera, garantiza la totalidad de la descodificación en todos los planos.

Codificación Quántica

Todo en el Universo es matemático, todo está creado y construido en base a códigos matemáticos. Estos códigos matemáticos además se agrupan, igual que lo hacen los átomos para formar moléculas, en formaciones cristalinas, a estas formaciones o agrupaciones de códigos matemáticos le llamamos Algoritmos. Cada código contiene en sí una orden o movimiento, es decir son información. Algo similar que nos ayudaría a entender lo que intentamos explicar es, como se estructura la información en un ordenador (códigos binarios de 0 y 1 que son traducidos a información que establece la comunicación). Imaginemos que cada código es una esfera semejante a un átomo, por resonancia vibracional se unirá a otra esfera similar, recordemos que cada esfera o código es una orden o movimiento. Si unimos las esferas en un orden escalar evolutivo de órdenes y movimientos, tenemos un paquete completo de información y ejecución, que va a hacer que nos movamos en la dirección que marca el paquete o Algoritmo. Si esto se entiende bien y sabemos ver su alcance, nos daremos cuenta de la importancia y el valor esencial de la quántica como medicina. Se habla mucho de la nanotecnología, que no es más que introducir microscópicos implantes que reparan o hacen de puente en partes que se han fragmentado. La codificación quántica vendría a ser lo mismo. Podemos introducir al igual que si se tratará de nanotecnología, un código determinado para que se produzca la activación de los algoritmos necesarios que provoquen el movimiento o despertar, que nos haga retomar el camino evolutivo, reparando así la fase de rotonda en la que en ocasiones se encuentra un Ser, provocando un estancamiento evolutivo del individuo y a la vez del colectivo al que pertenece. Esta es la base de la medicina quántica, en la que los códigos a los que nos referimos y que se encuentran en la energía misma del Universo,  son dispensados a personas, que por vibración y tipo de energía, pueden actuar de canales, para bajar esos paquetes de información, necesarios para desbloquear alguna actitud del presente que no nos permite ir hacía nuestro objetivo y también el objetivo de todo el inconsciente colectivo, esta es la manera en la que se producen los elixires quánticos, donde los códigos quedan grabados en el liquido utilizado como base de ingesta. Estos códigos son en sí mismos una vibración concreta. Por tanto el Principio de vibración es el que rige la quántica. Como ejemplo práctico de botica quántica podría ser el poder disponer de los algoritmos de los 7 elementos de creación y las múltiples combinaciones entre ellos para crear unas puertas o vías de sanación que abrieran accesos a procesos de sanación del Ser humano en toda su multidimensionalidad con lo que el  camino se vuelve más claro y diáfano.


Karme Millán
Co-Fundadora de Temple Inanna y Ahesat
Extracto del dossir de Salud Holística de la Escuela Cosmosóphica

UN PERRO POR REYES - Blanca Puignevat

Resultado de imagen de huellas de perro
                                                                                    
Almazán era el conserje de la urbanización. “Almazán-mazapán” le gritábamos de niños al verlo pasar con la carreta llena de bolsas negras. Apestaba a humo de la basura de los vecinos, que cada atardecer recogía y quemaba en un foso circular del descampado. La hora de la merienda traía ese olor cenizo y yo sabía que Almazán estaba en su hoyo, chamán chaparro y negruzco orquestando el rito pagano de transmutar la mierda de treinta familias bien en aroma de tostada requemada. Con los años llegó la religión de los contenedores de colores y ya no lo necesitamos.


Hoy se murió. Me enteré de pasada por mi padre, que me dijo que iría a su funeral y enseguida imaginé un corro de empresarios, abogados, médicos y demás señores con corbata arrugando la nariz por el tufo a conserje incinerado.


A Almazán siempre le seguía su perrillo faldero de ojos saltones. En casa teníamos un pastor alemán con pedigrí que había sido adiestrado en la escuela canina “Las tres pirañas”. Allí había aprendido a sentarse y a tumbarse en francés a fuerza de recibir canicazos con un tirachinas. Nos hicieron una demostración el día que fuimos a recogerlo y ya era otro. Cada vez que le ordenábamos “au pied”, “assis” “couché”, acaso estos sonidos zumbaban en su cerebro como recuerdo del impacto de esferas de vidrio catapultadas contra su cráneo. La letra con sangre entra, aunque sea para que un perro de raza aprenda a sentarse en francés. Siempre quise pensar que no era agresivo de por sí, que lo volvieron fiero con canicas y palabras machaconas en un idioma que sonaba a fino y distinguido.


Era mi perro. Me lo habían traído los Reyes a los siete años, después de mucho insistir en cada carta. Cuando llegó era casi tan alto como yo. ¡Sácalo tu solita! Solté la correa de cuero cuando tuve las rodillas peladas y los leotardos agujereados. Tendida en el descampado donde Almazán quemaba la basura, veía borroso como mi regalo de Reyes huía de mí.


Mi perro era demasiado grande para sacarlo a pasear. Nadie lo sacaba, apenas nadie. Sólo contaba con los despistes de mi madre. Salía disparado como un demonio en cuanto ella olvidaba cerrar la puerta al entrar la compra o cuando abría el portón del garaje para aparcar el coche. Y entonces siempre lo mismo: el grito de alarma de ella, el bajar medio descalza los dos pisos con frío en la nuca, el correr detrás del perro sabiendo que no podría pararlo. Los descuidos de mi madre empezaron a ser constantes. El perro se escapaba casi una vez por semana, siempre de noche, nos esquivaba a mí y a mis hermanos cuando intentábamos acorralarlo. Ya ni salía, me quedaba en el hueco de la escalera temblando, pidiendo que en su huida no se encontrara a ningún otro perro. Oía los chillidos de mi madre, los gruñidos de mi perro atacando, los quejidos apagados de los otros chuchos siempre más pequeños, siempre más afables que el mío. Nunca llegó a matar a ninguno.


Cuando ya se había desahogado volvía a casa. Lo regañábamos, reñíamos a mi madre por no tener cuidado y vuelta a empezar. Al llegar del trabajo mi padre le sacudía un par de patadas en las costillas aunque ya hubiera pasado rato y el perro ni se acordara. Y yo me dormía entre hipos y lloros, porque era mi perro querido y las señoras vecinas rubias teñidas y con pestañas a pegotes se asomaban al bordillo de la piscina esperando a que sacara la cabeza del agua para decirme bajito: “niña, eres la dueña del perro asesino”.     


Fue la única vez que pasó a la luz del día. Yo tenía nueve años. Era verano, en casa había obreros reformando la cocina. La nevera estaba en el recibidor y todas las puertas abiertas, pero la verja de la entrada permanecía cerrada y yo vigilaba que el perro no se escapara. Almazán pasó con su perrillo. Iban a la reunión de comunidad que se celebraba en el local justo enfrente de nuestra casa. Mis padres no sé dónde estaban. No tuve tiempo de avisar a nadie, apenas de sentir un disparo de miedo al ver que el perro de un salto vencía la verja.   


* * *


Un corro de señores con corbata y un conserje contemplan un sacrificio canino y humano. En el centro del círculo un pastor alemán gigante destripando a un perrillo y una niña gritando, llorando, suplicando al perro que pare, a los adultos que la ayuden a separarlos. El perrillo de Almazán es del tamaño del hocico del pastor. Va y viene de un lado al otro va y viene a sacudidas, peluche mojado de baba de mi perro adiestrado con canicas que se clavan colmillos que se clavan en un pellejo húmedo de sangre que va y viene, gruñidos de rabia ronca de mi perro depredador arrugando el hocico rabia que corre por sus venas que corre en la familia de la que es mascota, no quiero que seas así tu eres mi perro querido para jugar te quise tanto antes de tenerte, soy la niña dueña del perro asesino soy la rabia él es mi rabia él es mis dientes y mis encías, ayúdenme no se queden ahí mirando lo va a matar lo va a matar exclaman impacientes es de locos atreverse a tocar al perro rabioso y se mezcla la baba de mi perro macho y la sangre del perrillo y mi sangre al meter los dedos entre los dientes de mi perro, encías moradas que no lo suelta que lo sacude que lo va a matar que no se acaba nunca que esta vez no se desahoga rápido que esta vez tiene público un corro de humanos hipnotizados.
Porque es mi boca porque muerde por mí porque el dentista dice que tengo la mordida abierta para poder morder y morder abierta como un perro lobo con los ojos de rabia roja morder y no ser más indefensa, pero yo no lo sé yo no lo entiendo tengo nueve años a mi me gustan todos los perros los chuchos falderos y mi perro querido asesino. No sé, no entiendo, nadie sabe que el perro lleva mi rabia y sacude a una bola de pelo gimiendo dolor que también soy yo y le cruje los huesos y saca un rugido de lo más profundo, estás tan feo tú no eres así no arrugues la nariz, por qué no hacen nada estos señores tan altos por qué miran en círculo cómo matas por qué giran y giran si no se mueven y yo en el centro pupila roja con un perro matando a otro todos encerrados en una fría canica es mi regalo de Reyes que ruge desde la garganta una rabia de niña de nueve años de familia con pedigrí.   


* * *

No lo mató, lo dejó ciego. Daba lástima ver cómo seguía a tientas conserje y carreta. Creo que al cabo de poco Almazán tuvo que sacrificarlo para que no padeciera más de las heridas.


Mi perro murió ya viejo, solo en el garaje, ahogado en sus propias arcadas. Ese día mis padres no estaban. Después de purgar el desayuno fui yo quien lo encontró en un charco de bilis, el hocico entreabierto en una mueca helada de asco. La misma cara de espasmo y ahogo que ponía yo entonces con diecinueve años, apenas un par de segundos, entre que me acariciaba la campanilla con las yemas de los dedos índice y medio y que salía todo de dentro.


Ahora tengo dos gatas. Soy profesora de francés. En una llamada rápida mi padre me cuenta que hoy ha muerto aquel conserje que tuvimos hace años y todo vuelve como un mordisco que ya no duele. Pero total, sólo era un perrillo faldero, sólo era un conserje andaluz que apestaba a basura quemada.


LA MAGA DESNUDA


Una gran roca, a los pies un lobo que la acompañaba. Era un día nublado y estaba amaneciendo. 
La roca, de granito rosa estaba cerca de un acantilado. El lobo era enorme de color gris. Aullaba el frio viento del amanecer, mientras el sol despuntaba por el firmamento queriéndose abrir entre el inmenso mar de nubes blancas. Aullaba el lobo:  “auuuuuu”, con todos sus pulmones; mientras llamaba a toda la manada para que se reuniera alrededor de la magnífica piedra. La forma de la roca era la de un gigantesco menhir de granito rosa apuntando hacia la constelación de leo.
“Auuuuuu” el momento ha llegado!!! Venid y uníos, aulló el lobo.
La roca estaba en el centro de una agrupación de menhires y otras piedras creando un octaedro muy cerca del acantilado. Los animales sabían del poder de esas figuras y las respetaban.
“Auuuuuu” continuaba aullando el ejemplar de lobo!
Poco a poco, mientras el sol despuntaba la alineación de las tres lunas, junto a planetas y estrellas, iba tomando forma. La manada llegaba y se colocaba alrededor del octaedro; sin embargo otros no querían perderse el acontecimiento, y el grupo empezó a crecer en diversidad de seres, entes y animales mitológicos.
El gran lobo gris cuyo nombre era Ranghor, detuvo la llamada al estar seguro de la presencia de todos. Se sorprendió de ver al Dragón situarse en el centro incubando la gran roca de granito rosa, sin embargo comprendió el sentido, por ello era el conductor de su manada y su papel iba más allá de ello. Era un emisario!
El unicornio apareció con su halo luminoso y su cuerno dorado, saludando a todos los presentes. Las hadas, duendes y elementales escogieron variadas posiciones en el octaedro, cerca de las encinas y abedules.
“Auuuu”  ” susurró Ranghor con un sutil aullido.- “ya llegan”.
Era un grupo de individuos que llegaban en silencio, uno tras de otro; hacía un instante que habían advertido el circulo de piedras, los restos de lo que antaño fuera una estructura funeraria, aunque su significado en sí no se sabía con certeza.
Llegaron a este lugar con el fin de conectarse con la sabiduría de la naturaleza; eran diez en total y entre ellos había uno que era el que tenía más conocimientos sobre el reino débico y vegetal, un ser con la capacidad de transmitir a un aprendiz lo que solamente éste podía contemplar de sí mismo, difícil tarea, pero la llevaba a cabo con pureza y deboción; él era el que los iba guiando en este viaje interior, su nombre era Dilan, y de alguna manera era también un emisario. Él ya había estado en otras ocasiones en ese mismo lugar y quiso compartirlo una vez más.
El recorrido hasta el acantilado había sido de cinco kilómetros entre bosques de abedules, donde el alma no dejaba de deleitarse ante los infinitos tonos de amarillos, rojos y anaranjados; árbol sagrado entre otros, símbolo del despertar de la vida, de renovación, purificación; el árbol que tiempo atrás se le apareció a los humanos encarnado en una bella dama vestida de luz y dotada de grandes poderes curativos. 
El trayecto había sido una experiencia diferente y única para cada uno de ellos; unos fotografiaron las especies vegetales con las que se fueron topando, diferentes tipos de helechos, ejemplares prehistóricos con un halo de misterio y con la cualidad éstos de otorgar la invisibilidad y la eterna juventud a quienes bebieran de su sabia; captaron la singular variedad de musgos, lechos preferidos por gnomos, duendes y elfos, un género aparte donde habita todo un mundo interior. 
Otros se descalzaron para sentir bajo sus pies toda la energía telúrica de las entrañas de la madre, y en uno de los altos en el camino, introdujeron sus pies en las cristalinas aguas del arroyo, el cual les había acompañado durante toda la travesía; cerraron los ojos y se dejaron llevar sintiendo un gran sosiego al escuchar el incansable flujo de su corriente, pero sobre todo ajenos en todo momento a la presencia de las etéreas ninfas, que los miraban con curiosidad mientras peinaban sus largos cabellos dorados. 
Algunos de ellos simplemente se dejaron acariciar por el sutil aleteo de una tímida mariposa revoloteando a su alrededor, o aspirando el penetrante aroma que el húmedo bosque les regalaba, e incluso sintiendo en el rostro el tímido rayito de sol que aún con todo su empeño no conseguía abrirse camino entre las gigantescas  y osadas nubes.
Según fueron llegando al borde del acantilado, se colocaron alrededor del círculo de piedras; lo que más les impactó fue que justo en el centro quedaban los restos de lo que alguna vez podía haber sido un menhir.
Estaban maravillados, la presencia de las encinas los embriagaba de la fuerza y de la sabiduría del lugar y de los sucesos allí acontecidos siglos atrás.
Después de unos minutos de contemplación, Dilan preguntó al grupo qué habían sentido. Unos explicaron que del mismo centro del círculo parecía emerger una gran fuente de luz blanca que se proyectaba hacia el cielo; los otros en cambio habían presentido que de ese mismo centro existía un vórtice cuyo flujo rotaba en espiral descendiendo hasta el mismo corazón de Gaia.
Seguidamente les invitó a dejarse sentir y a que cada uno desde lo que habían sentido, buscase un lugar, tanto dentro como fuera de la rueda sagrada y se permitieran fluir.
Todos se fueron recolocando, unos en el interior y otros en el exterior de la circunferencia; unos alejados, otros de pie, otros sentados….Al cabo de un buen rato, mientras unos meditaban, una mujer paría simbólicamente en el exterior del círculo y otra junto a ella afloraba al mundo simulando físicamente el nacimiento de una flor, desde el enterramiento de la semilla hasta la apertura de sus temblorosos pétalos.
De repente el grito de una mujer resonando con fuerza hizo eco en montañas y prados, en las sierras y llanuras que rodeaban el bosque, perdiéndose más allá del acantilado, como queriendo éste proyectarse hacia algún lugar sabiendo dentro de sí que él era el portador de un mensaje oculto pero esperanzador. Fue un grito desgarrador pero a la vez liberador; era el grito de dolor de una mujer acumulado durante demasiado tiempo en su interior; pero también fue el grito embravecido de tantas y tantas mujeres épocas atrás pariendo junto a sus hermanas en un lugar sagrado, fue el grito de mujeres que reprimidas durante demasiado tiempo necesitaban escuchar una voz de  libertad, fue el grito de dolor de madres, hijas, hermanas y amigas maltratadas y  abusadas,  pero también fue el grito de esperanza de todo un colectivo de hembras guerreras, magas y sabias que deseaban amar y ser amadas.
Fueron abriendo los ojos, uno a uno, mientras se reponían del impactante alarido, y entonces la vieron, era una de las mujeres del grupo, estaba en el centro del círculo, otra mujer la tenía agarrada por detrás mientras la acunaba, el alumbramiento había sido duro, pero al fin había dado a luz lo que ella más ansiaba, un futuro lleno de amor. Aun llorando debido a la emoción del momento, extendió las manos solicitando la presencia de todos los allí presentes;  hombres y mujeres se acercaron, uno a uno, sin prisa, con plena conciencia de todo lo que estaba ocurriendo allí, se abrazaron, lloraron, se  fundieron; ya no existía entre ellos la palabra sexo  tal y como la entendemos, sino que allí en esos momentos había un grupo de almas fusionadas entre sí, limpias, puras ; los hombres sintieron en sus carnes el dolor de las mujeres, y ellas en su cuerpo el sentimiento de incomprensión que ellos habían sentido durante tanto tiempo. Ahora tanto unos como otros se podían permitir cantar, bailar, llorar, sanar, fantasear, abrazar y amar, porque gracias a aquel grito cada uno rescató una parte de sí que había perdido en algún momento, en algún lugar; unos su parte más femenina, otros por el contrario la masculina , ahora ya se sentían completos, y podían abrazarse ellos mismos e integrar todas las partes de su ser. Algo había cambiado, no sabían qué, pero empezaban a sentirse uno con la Divinidad.
Dilan les espetó que se fueran levantando y se colocran alrededor del círculo, ya que era importante dar las gracias a todos los seres tangibles e intangibles que los habían acompañado en aquella experiencia; que cerrasen los ojos y que sobre todo sintieran detrás suyo toda la fuerza de su linaje tanto femenino como masculino. Y así lo hicieron y se mantuvieron en silencio, en el más absoluto silencio….Y entonces ocurrió….una de ellos comentó que percibía junto a ellos una manada de lobos y entre ellos un gran lobo gris que la miraba concediéndole con amor su don de liderazgo, entonces otro dijo que había sentido a su lado un gran unicornio blanco con un cuerno dorado, y así uno a uno fueron describiendo a elfos, hadas, merlines, damas vestidas de blanco. Una de las chicas más altas del grupo dijo que había visualizado a un grupo de mujeres desnudas bailando alrededor de ellos y creando magia en sus vidas con la varita mágica que cada una portaba en sus manos: menudo mensaje aquel! Pero lo más impactante de todo fue lo que siguió a continuación. Dilan dijo: estoy viendo una gran roca de granito rosa justo en el centro del círculo, es inmensa, majestuosa, solemne y mira con gracia hacia el infinito; veo un dragón que se acerca, tiene intención de incubarla, se ha perdido y busca un lugar donde vivir, un lugar lleno de bosques, templos, magos, hadas y hechiceros. Un hogar donde no le teman y donde reine el amor. <<< Busca incubar un sueño.
“Auuuuuu” Aulla el gran lobo gris con toda la fuerza de su ser alzando la mirada y dirigiéndose hacia la constelación de Leo: - La profecía se ha cumplido, por fin el velo que separaba los dos mundos ha caído. Los humanos han empezado a ver y a sentir con los ojos del corazón, a partir de hoy todos conviviremos en hermandad en el nuevo reino: el Reino del Dragón.

Las Hathors
Ciprés Ananta
Unicornio Élfico
Encina Sagrada

25 de Noviembre de 2017

LA SANACIÓN Y LA SALUD

Resultado de imagen de mujeres sanadoras

La Sanación y la Salud

La búsqueda del estado de salud, es algo innato del hombre, en su progresión evolutiva, tanto en cuanto la enfermedad afecte a su cuerpo físico, o bien se esté manifestando en cualquiera de sus otros cuerpos, emocional, mental e incluso espiritual. La búsqueda de un estado perfecto de equilibrio y armonía, no es otra que la consecuencia del caos interno en el que habitan las almas en perpetua lucha consigo mismas, algo que los astrólogos explican cómo un proceso por el que cruza la conciencia cuando las energías del planeta marte se vinculan con las experiencias personales del individuo, en un aprendizaje para gestionarlas y ponerlas en el mundo, para beneficio propio y ajeno, más allá de cualquier connotación egoica.
Actualmente, si a cualquier Ser Humano “normal”, le preguntamos si considera que vive en un mundo sano, la segura respuesta sin siquiera dudar, sería: NO, mi mundo está enfermo. Pues sí, tan enfermo como lo estamos sus habitantes, pues las células tóxicas y nocivas de este planeta, somos nosotros mismos, únicos generadores de las batallas, guerras, y contiendas que se extienden por todo el globo terrestre.
De igual forma que representamos el cáncer de nuestro planeta, así podemos estar actuando de forma inconsciente con nuestro propio cuerpo, ignorando aquello que nos advierte y que no atendemos. No cabe duda que la enfermedad, nos avisa de su llegada mucho antes de materializarse y que si estamos atentos a nuestro cuerpo etérico, podremos detectar cualquier pequeña disfunción que se esté comenzando a gestar. Hacer caso omiso de estos avisos, es lo que inicia un proceso de enfermedad irreversible, cuando ésta ya se ha desencadenado. Es por ello que la Medicina alopática, habla constantemente de PREVENCIÓN, algo que no significa lo mismo para la Medicina Holística.
Para la primera, la prevención está basada en el miedo a desarrollar la enfermedad y por lo tanto en el uso de vacunas, por ejemplo, o bien costosas pruebas médicas de diagnóstico. Este tipo de prevención, no garantiza más que angustia al individuo, que vive pendiente de controlar eso que quizás, quien sabe, pudiera ocurrir. Para la Medicina Holística, esta actitud representa una pérdida agotadora de energía interna, que se dinamiza hacia protocolos externos y de masas, mientras no hacia una actitud de responsabilidad con nosotros mismos, en un comportamiento maduro e introspectivo, el único que nos comunica con nuestro estado interior.
La verdadera prevención está en un profundo trabajo constante con nuestro Ser interior. No es una prevención física, es una prevención transpersonal, donde el vínculo que establecemos con el poder sanador interno, es el que nos garantizará que la salud va a ser nuestra mejor característica, en resonancia absoluta dentro-fuera, con nuestro estado interior.
El abandono del Ser interior y su desconexión, nos conduce al caos, aún así, hay que decir que ese caos y la enfermedad que puede gestar, es un camino elegido por las almas para evolucionar. Existen muchos motivos por los que un alma elegiría la enfermedad, tantos como individuos, por ello, en nuestra Escuela, se dan referencias entre las emociones y las enfermedades, pero no se considera que estas estructuras, sean cien por cien aplicables a todo el mundo, pues la vida transpersonal de cada individuo es un inmenso abismo incognoscible, que esconde múltiples posibilidades. Pretender dar una lectura exacta y absoluta que responda a la causa de un proceso de enfermedad, es prácticamente imposible.
De hecho cuando un Terapeuta Holístico, recibe un consultante que manifiesta una enfermedad explícita y diagnosticada, o no, puede suceder que el trabajo que se aplica a los niveles transpersonales del Ser, no tenga ningún efecto y ello comporte que pueda parecer que no se ha hecho nada. ¿Qué ocurre en estas situaciones? Ni más ni menos que la persona consultante no está preparada para realizar la transformación quántica que algo de sí desea hacer, muy probablemente no lo esté, porque todavía le queda un aprendizaje que hacer ante la situación que está viviendo y pese a sentir el rechazo hacia ello, el alma no ha realizado la enseñanza, motivo por el que está viviendo esa situación.
Como vemos los procesos de sanación, están directamente relacionados con los procesos de evolución de la conciencia. Por lo que desde este plano de conciencia en la 3ª Dimensión, no se pueden sobrepasar las leyes que imperan en planos de conciencia superiores. Un buen Terapeuta Holístico, siempre solicitará permiso expreso a la entidad consultante para actuar sobre su campo áurico en niveles frecuenciales y si es docto en el tema, seguramente ya habrá experimentado en diversas ocasiones, la negativa del alma para proceder a intervenir y “reparar” las perturbaciones que manifiesta su Campo Electromagnético.
Ahora se sabe, que este es el motivo por el que no siempre un trabajo realizado con técnicas y herramientas transpersonales, es efectivo, del mismo modo que no lo es la Medicina Farmacológica, pues de una forma u otra, la última palabra sobre su sanación, la tiene el propio enfermo.
Que nos diagnostiquen una enfermedad que nos enfrenta a una elevada probabilidad de muerte, es algo que nos enfrenta a un fin conocido, que en este caso va a ser además, transitado conscientemente. Es saber que voy a morir en breve. Ese día en el que recibimos la noticia, nos vemos catapultados hacia un sendero que parece que pudiera tener un final anunciado e irreversible.
De acuerdo a nuestra evolución de conciencia, así será el impacto que la noticia de nuestra “muerte” nos causará.
El echo de que estas enfermedades, las denominemos “cercanas a la muerte”, se basa únicamente en puras estadísticas que se elaboran desde el ámbito de la Medicina Alopática, basada exclusivamente en ciencia. Podemos incluso encontrarnos, que gracias a esas estadísticas, la sentencia de muerte, tenga una fecha señalada en el calendario: Le quedan entre seis y doce meses de vida, no hay nada que podamos hacer.
El todopoderoso e endiosado facultativo que tiene la desfachatez de sentenciar nuestro final, se basa simplemente en números, cifras que no contemplan la fortaleza y la capacidad de sanación del Ser Humano, más allá de los cánones de la ciencia.
Ignorar la sabiduría espiritual, el instinto de supervivencia natural del alma, que tiene la capacidad de despertar al dormido sanador interior, es propio de ignorantes.
Cabe añadir que gracias a que el individuo, poco a poco, va recuperando su poder personal, deja de ceder el poder de su sanación a la ciencia y abre el camino de la sanación, permitiendo que sea él mismo quien decida si ha llegado o no el momento de partir de este plano, no teniendo porque ser la enfermedad, el motivo de su marcha.
Es importante darnos cuenta que la cercanía de la muerte, es una provocación hacia el alma, que de acuerdo a sus capacidades, va a ponerse en actitud sanadora, pero es también posible, que la decisión esté tomada y ni la Medicina alopática, ni la holística, ni nada, puedan evitar que el final sea el que va a ser.

Es vital, tras saber todo esto que se produzca el despertar del sanador interior, él sí que sabe lo que nos conviene e interesa, él si conoce todos los procesos evolutivos en los que nos encontramos, él si sabe porqué hemos enfermado, él si sabe si estamos preparados para curarnos.
El sanador interior es arcaico, no es nada nuevo ni desconocido, sólo es algo olvidado y muchas veces rechazado por la sociedad actual, que aboga siempre por los cánones que establece la ciencia y rechaza todo a lo que no le puede dar una explicación racional.
Así, si nos permitimos viajar al pasado y a lejanas culturas, civilizaciones y tradiciones, nos vamos a encontrar infinidad de datos que nos hablan de métodos de sanación, rituales, pócimas, elixires, tratamientos con plantas medicinales, recursos transpersonales propios de los sanadores, como el uso del poder de los tótems, de los minerales, de los astros, de los números, y así un largo etcétera.
Atrevernos a adentrarnos en las tradiciones chamánicas, es descubrir un mundo de posibilidades, que puede ser actualizado a la conciencia del ahora y dotado de nuevo poder, aliándolo con los conocimientos actuales. El pasado siempre contiene dosis extraordinarias de sabiduría, que si sabemos darle utilidad, van a representar un gran refuerzo para el alma, quien abrirá su memoria celular y con gran satisfacción, recuperará una parte de su poder, ese que se quedó anulado de por siglos. ESE PODER ES LA VERDADERA SANACIÓN.

Núria Gómez
22 de Septiembre de 2017
Extracto del Dossier de la Escuela sobre Salud Holística


El Linaje Femenino

¿Qué es el Linaje y porqué es importante?

Es obvio que LINAJE es el vínculo y relación que un individuo sostiene respecto a su origen y a su descendencia, a través del concepto generacional del parámetro “tiempo”. El linaje representa una condición que une y unifica ese vínculo en un todo inseparable. En el caso del árbol generacional, el linaje de un individuo lo generarían los enlaces genéticos con sus ascendentes y sus descendientes.
El motivo por el que en este trabajo destacamos el linaje y le damos importancia en la capacitación como seres individuales, respecto al núcleo familiar que nos acogió y nos vió nacer, es muy sencillo, mientras mí yo representa el presente absoluto con respecto al espacio-tiempo que ocupo, mis ascendentes representan mi pasado y mis descendientes mi futuro. Eso hace que ese todo que forma el linaje familiar, se convierta en algo tan propio de uno, que es imposible ignorar.
En cualquier proceso de sanación, es necesario trabajar con el pasado para desvelar el conflicto del presente y poder construir un futuro sano, que no perpetue el desequilibrio.
Trabajar el linaje femenino en el caso de las mujeres, es sanarse como género y aprender a vivir en armonía con quién una es y con el otro género, solamente desde esa armonía y consciencia es posible generar una vida plena y con las satisfacciones propias de un perfecto arquitecto de futuro.


Los Conflictos Generacionales Femeninos

Como ya sabemos, la masa crítica más relevante de nuestro karma se encuentra ubicado en nuestro inconsciente familiar. El karma siempre será liberado de forma inconsciente, esta es la manera de garantizar que el aprendizaje ha sido integrado en el propio instinto, así queda también garantizada la evolución del individuo y de la especie humana. Por tanto, ahora podemos comprender que nuestros grandes conflictos estén principalmente en el seno familiar.
Cuando en algunas de nuestras encarnaciones, dentro de nuestro inconsciente familiar, producimos un desequilibrio energético, ya sea mental o emocional, físico o espiritual, la recuperación de ese equilibrio hace que el error – que ya sabemos que no existe - se convierta en el suelo por el que caminaremos en el proceso evolutivo en el que estamos imbuidos.
La resolución de los conflictos, con los diferentes miembros de nuestra familia, va a marcar nuestra propia evolución y la de todo el conjunto familiar.
Los conflictos generacionales ubicados en la línea constelar femenina, están registrados en todos los miembros femeninos de la familia, a nivel energético y también celular. Esto es así, para que generación tras generación, contengan la finalidad última de equilibrar el conflicto original. Se podría decir que todas las mujeres están juntas y unidas en una mónada femenina, que tiene idéntico objetivo experiencial. Sería una mónada dentro de una mónada. No olvidemos que todo ello se produce de forma inconsciente y que las diferentes afectaciones de esta programación quántica, solamente se desvelarán a través de la repetición de hechos concretos que afectan la vida de las portadoras. Por ejemplo, edad de encontrar pareja, tener el primer hijo y afectación profesional. O bien, abortos, incluso muerte del primogénito en todo el linaje. Existen múltiples tipos de repeticiones propias de una falta de identidad clara, es decir, de una falta de individualización del alma, como explicamos en nuestra Escuela, en la 2ª Etapa del Camino, en la parte de Psicogenealogía.
Así podríamos enumerar muchos más tipos de conflictos, expresados en programas de repetición que condicionan la vida de las portadoras, este sería uno de los motivos por el que podríamos hablar en términos genéricos, que la maternidad está en un proceso de clara inmadurez todavía, en este planeta.
El camino del amor incondicional del aspecto madre es inmaduro, y sólo un pequeño porcentaje de expresiones femeninas, muestran esta energía como referente, para que todas lo podamos alcanzar.
Si la energía que fluye entre las mujeres de nuestro árbol familiar es sinérgica y constante, no hay bloqueos, podremos sentir que la vida nos acompaña, todo nos fluye y podremos experienciar la abundancia en su máximo esplendor.
Alineando nuestro Linaje Femenino podemos decir que nuestra alma puede tocar la tierra y así caminar seguras y empoderadas.



LA LUZ Y LA SOMBRA DEL ARQUETIPO FEMENINO

Es evidente que en nuestra personalidad encarnamos unas cualidades de carácter muy fácil de ser identificadas por nuestro entorno y por nosotros mismos, si hemos realizado un ejercicio de autoconsciencia libre de velos.
En la tabla inferior, ofrecemos un ejemplo de lo que podrían escenificar las fases de evolución de conciencia propias del género femenino, en su cualidad de luz, lo que nos ilumina y caracteriza como algo positivo, y en su cualidad de sombra, lo que nos apaga y nos impide iluminar que todavía está en proceso de evolución.

ARQUETIPO
SOMBRA
LUZ
NIÑA
No quiero crecer
Renazco desde mi Esencia
DONCELLA
Vivo para él
Él y Yo somos UNO
GUERRERA
Mi vida es una lucha
Mis armas son internas, soy libre
MADRE
Sin mí no eres nadie
Los Hijos son de la vida, yo solamente un vehículo para dar vida
VIEJA
La vida es lo que me han enseñado
La vida es mucho más que puras creencias
BRUJA
Tengo el poder en mis manos, hago lo que quiero con él
Soy Mágica, porque amo mi esencia humana y mi halo divino


ARQUETIPO NIÑA

La Sombra de la Niña
Una personalidad cuya sombre está escenificada y expresada con voz de NIÑA, es una personalidad con un anclaje muy poderoso en la fase infantil y lo que ello conlleva, que los progenitores tengan a día de hoy un claro dominio sobre su camino de vida, ejerciendo condicionamientos propios de una gran inmadurez.

La Luz de la Niña
Esta personalidad, aunque muestre un gran halo de ingenuidad, candidez, pureza y alegría, además transmite una poderosa conexión con su propia esencia, la misma que fue visible en su más tierna infancia, expresando una personalidad de niño sabio.


ARQUETIPO DONCELLA

La Sombra de la Doncella
La personalidad de la Doncella en su aspecto más inmaduro, escenifica una mujer poseída por una clara debilidad de carácter, que cree que solamente un hombre puede ofrecerle lo que ella nunca propia obtener por sí mismas, pues la Doncella se encuentra fuertemente arquetipada por esa creencia patriarcal que dice que la mujer nació del hombre y para satisfacción de los instintos del hombre.

La Luz de la Doncella
Esta personalidad enfoca el sentido de su vida en la relación de pareja, en el sentimiento de unión y plenitud que ofrece la comunión de ambos géneros, sabiéndose iguales, poderosos cuando se individualizan y superpoderosos cuando se unen. La vida de amor de pareja representa su claro sentimiento de plenitud.


ARQUETIPO GUERRERA

La Sombra de la Guerrera
La sombra de la guerrera es una sombre muy poderosa en esta personalidad, pues se caracteriza por haber construido grandes muros a su alrrededor como símbolo de su vulnerabilidad y de su necesidad de autodefensa. Tras la muralla intenta nacer una gran mujer que desea individualizarse y conocerse sola, lejos de nada ni de nadie, para ello crea un carácter fuerte, distante, incluso arisco, pues teme desmoronarse y perder esa fuerza que le da sentimiento de ser poderosa y de que nada puede con ella. Se enfrenta a las más terribles batallas, todos los días, el ataque y la disputa son su vida diaria, no sabe hacerlo de otro modo para hacerse valer. Rechaza a menudo los sentimientos que creen que la pueden debilitar y dejarla sin fuerza. Su vida es constante lucha en territorio hostil.

La Luz de la Guerrera
A través de la fuerza que ha sabido desarrollar en sus grandes guerras con la vida y sobre todo consigo misma, algo hermoso brota de su interior, es lo más semejante al arquetipo de Lilith, una mujer que puede vivir sin condicionamientos paternos, sin deseos de formar pareja, sin necesidad de ser madre, sin estar condicionada por creencias y que sabe que si sostiene el espíritu de Lilith, alcanzará a despertar su magia interior, pero será magia verdadera, mientras prevalecerá con la bandera en alto, dejándose ver, para que todos sepan de su existencia y sobre todo de su libertad, lo único que la hace Guerrera en esencia.


ARQUETIPO MADRE

La Sombra de la Madre
Estamos hablando de una Madre con grandes sentimientos a su entender hacia los hijos, dice que los ama tanto que los quiere siempre niños, porque este es el único modo de que los pueda seguir dominando y ella expresando esa personalidad maternal con la que tanto se identifica. Es una Madre muy posesiva y condicionante para los hijos, quiere que sean una prolongación de ella y de todas sus frustraciones. Los imbuye de miedos y limitaciones en lugar de animarlos en convertirse en seres libres, pues si se liberan del cordón umbilical ella se desempodera como Madre y puede llegar a perder sentido su vida. Son muy dominantas y falsas dadoras de amor, aunque se creen grandes madres. Si alguno de sus hijos le fallan, están perdidos, ella nunca les perdonará la traición.

La Luz de la Madre
Esta personalidad maternal es verdadera y resonante con las cualidades esenciales de la Madre Cósmica, quien se reconoce como intermediaria entre el Cielo y la Tierra, y como tal simplente es un vehículo que se entraga por puro amor a la vida, para que otras almas puedan tener una experiencia humana. Sus hijos paridos, no son suyos, son de la vida, y cualquier hijo de cualquier mujer tiene el mismo lugar en su vida que sus hijos paridos, pues su vínculo con el aspecto hijo es de alma y no de cuerpo.


ARQUETIPO VIEJA

La Sombra de la Vieja
Esta personalidad ha vivido muchas vidas ya, pero esas vidas han estado seriamente condicionadas por dogmas y doctrinas, u otras formas de pensamiento que la han atrapado en múltiples condicionamientos, que aún hoy, pese a su edad, no le permiten ser libre, pues todo lo que aprendió tiene un peso específico muy elevado en su alma y teme traicionar al creador. Habitualmente son personalidades con una riqueza de vida muy religiosa y dependiente de sus creencias, con claras resistencias evolutivas, pues cualquier cosa que se salga de la “normalidad” es pecado.

La Luz de la Vieja
Su Luz es espectacular, la Vieja ha retirado todos sus velos, su mente se ha expandido porque ha sabido conectar con su corazón y le ha ofrecido protagonismo. Ya no le importa el dogma, ha podido dar muerte a la Vieja que no sabía vivir siguiendo los pasos de su corazón y lo hacía siguiendo el dictado de sus creencias. Esta personalidad Vieja es la que ha despertado al mundo de lo intangible y se reconoce ahí, se siente amada por la vida y ama la vida, incluso lo que nunca se permitió vivir, pues cuando lo ve en otras mujeres ya no las juzga, sino que se alegra de ver que toda esa riqueza está siendo vivida por sus congéneres. Su sabiduría de vida, se hace evidente y la dimana con toda su alma.

ARQUETIPO BRUJA

La Sombra de la Bruja
Se trata de una personalidad con grandes poderes transpersonales, que todavía no ha madurado suficiente su campo emocional y que sabiéndose poderosa de magia, sus emociones la pueden traicionar y desde ese ego, utilizar sus poderes para conseguir lo que desea, sin que eso la divinice, sino más bien la conduzca a lo más bajo del mundo donde habitan las sombras que se alimentan del miedo y el odio.

La Luz de la Bruja
Aquí el alma ha conseguido encarnar una personalidad que se siente armonizada con su condición humana y con todo lo que existe y por ende, se siente una expresión encarnada del Cielo en la Tierra, pudiendo distinguirse ese halo de divinidad que ha aprendido a madurar y que ahora ya puede mostrar al mundo, pues es su verdad.


Núria Gómez - de pseudónimo Joanna Escuder
Facilitadora de TEMPLE INANNA
Este Artículo es un extracto del texto del dossier de la 
5ª Etapa del material de la Escuela de Temple Inanna

LA VARETA DE PODER


De bruixa a bruixa,
d’escriptora a escriptora”
Joanna Escuder, 7de juliol de 2017

Lluent i sàvia vareta   
sóc d’un cristall que batega 
amb el tel·lúric anhel  
de l’obaga de la terra 
feta llum en cada veta 

Qui amb mon poder no combrega 
hi tindrà a la ment el vel 
que de ben endins l’encega, 
la boca plena del fel 
amarg que sempre el rosega 

Què és la màgia? et demanaves 
poc abans que jo et trobés 
després de set anys tancada 
a la fosca d’un bagul  
que era bressol i taüt  
de la pedra que buscaves  

La màgia és que em despertés 
el set del set del dos-mil
disset, després de set anys
de profund son mineral
i que tot d’una cridés
a la bruixa que em deixés
d’aquella constel·lació
a la vista teatral.

Tu volies ser escriptora
i el desig cristal·litzà
en mon cos petri de quars
i en ma punta llapissera
de vareta encisadora

Amb tu decidí marxar
per vetllar ton despertar
com a bruixa i escriptora
i un cop que d’ambdues arts
en dominis el conreu
et diré deixa’m anar
a la cerca d’un relleu.

Lluent i sàvia vareta
de dues bruixes que escriuen
i que amb Morgana somien
d’Àvalon l’adveniment
entre boires de cometa. 
                                                             Blanca Puignevat
Tarragona, 13 d’agost de 2017