El Logos Femenino

Inanna permanece impertérrita a lo largo de la existencia, como auténtica fuente de inspiración para el aspecto femenino, en toda su voluntad de Ser y Existir.
En este blog compartiremos la sabiduría femenina, recuperaremos sus costumbres, ideas, sentimientos y abogaremos para que este pilar que conforma una mitad de un todo, sea indivisible por siempre jamás.
Bienvenid@s a LA TIENDA ROJA

MI ANCIANA MAGA


Mi Anciana Maga vive en las profundidades marinas, mecida por el oleaje salado y nocturno del mar, toda ella envuelta en una piel de gelatina gris.Por encima le asoman, salidas, sus orejillas diminutas; cara abajo, le pesa el hocico largo, húmedo, bigotudo. De un bostezo, es capaz de desencajar sus mandíbulas y descubrir una fosa de pliegues y más pliegues de carne rosa donde se clavan sus colmillos sin piedad. Sus pechos son pequeños, con los pezones lamidos de tanto amamantar; el vientre es hueco pero siempre hinchado, la cueva en la que gestó a su prole, ahora vacía para que retumben gritos y resuenen llantos de otras que por parir están. En su regazo acuna a niños tristes tarareándoles nanas de peces, lunas y mareas.

            Mi Anciana Maga ha contado y escrito todas las historias de ancestros y vidas pasadas. Ha contado la injusticia de sus niñas, madres, abuelas y hermanas. Mi Anciana Maga es una gran escritora y chamana. 
Siempre ha estado allí, en las aguas más negras de mi inconsciente, dormitando, aguardando el momento en que la careta de niñita-que-ya-no-toca se me agrietara por fin y pudiera enfrentarme a la visión de tanto hocico, paladar y maxilar gigante.

La fui a buscar sin yo saberlo en el sueño más extraño que tuve jamás. 

Me adentraba en una playa de noche para seguir y reunirme en el mar con el hombre al que deseo. Cuando de pronto, en el preciso instante de entrar yo en el agua, una  enorme ola escupía a hombre y monstruo. Nos encontramos entonces los tres en las rocas, yo sentada junto a él y enfrente mío ese ser erguido en su asiento: un gran hipopótamo con protuberancias y deformidades en toda su faz que no dejaba de mirarme con ojos de persona sabia. Nunca había visto a un ser tan feo, tan abominable, todo instinto y sin embargo con ojos de agua humanos. En cualquier momento podía reventarnos, pero yo seguía bajo el embrujo de esos ojos que algo querían decirme. Repulsión y atracción, enigma y esfuerzo por entenderme adormecían porque…Yo soy ese monstruo.

Fue éste el despertar de mi hipopótama de agua salada, mi Anciana Maga, que me enseña que ya no tengo por qué apretar dientes, ni acallar voces; que puedo rugir mi originalidad, liberar a mi dentadura de sonrisas complacientes y exhibir colmillos torcidos a quien ose ponerme en peligro.Es un instinto sabio y justo que no cargará sin motivo, que protege y mira con benevolencia a quién bien le quiere.

Después de ese sueño es mucho más fácil conjurar a mi Anciana Maga. Basta, por ejemplo, con percibir en un mismo paseo la conjunción de una buganvilia fucsia, el arrullo de una tórtola, el vuelo cruzado de siluetas negras sobre mi cabeza,y correr a apuntarlo todo en un trocito de papel: “buganvilia en flor, canturreo de tórtola, golondrinas acróbatas, vuelo ciego de murciélagos”. Con la confianza de que dentro de poco podré incluirlo en una buena historia y, así, ir redimiendo a mi hipopótama de su escondite en la garganta más oscura del mar.

Neus Penalba
3 de Junio de 2017

YO EL PINO


Yo el pino ( Pinus sylvestris.L)
Shhh.... silencio.... te ruego silencio... te invito a entrar en mi reino, morada de aves, ardillas e insectos.
Silencio.... escuchas el sonido del viento...? No importa con la rudeza que sople, yo resisto, soy la fuerza, te la entrego.
Sabes... dicen de mí que soy el árbol más anciano del mundo y de que nunca visto desnudo, de ahí que simbolice lo eterno y lo fecundo.
Shhh... se acerca el mirlo, y con su inconfundible trino, te revela de mí lo mas oculto, el arte de mi magia en rituales y hechizos: una piña bajo la almohada te otorga el don de concebir, quemar agujas secas en una estancia aleja la negatividad y aromatizar la habitación de un enfermo ayuda en su recuperación, rellenar un saquito con agujas verdes, atrae prosperidad a tu vida.
Silencio.... se oyen pisadas... son los seres elementales que siempre me acompañan, y que en la mudez de su eterno existir han ido acumulando a lo largo de los siglos una gran riqueza de sabiduría medicinal.
Abre bien los ojos y atiende... un gnomo sonriente te habla de mis grandes propiedades balsámicas y expectorantes; y te aconseja impaciente sobre un remedio para  casos de bronquitis, catarro, tos, oliguria o cistitis. Tomar una infusión de 3 cucharadas soperas de yemas secas por litro de agua 3 veces al día.
Y ahora.... sientes una suave brisa que te envuelve...? Es una sutil hada con alas de mariposa; y ella en un susurro te está invitando a inspirar el seco y fresco aroma de mi aceite esencial, ya que ayuda a purificar el espíritu, alivia la angustia y abre puertas para encontrar nuevas soluciones.

Así que, si alguna vez has sentido que no podías vencer las dificultades de la vida y tomar así las riendas de tu destino...entra en mi pinar..., embriágate con el perfume de mis hojas..., y yo, el pino, te concederé protección, prosperidad y buena fortuna.

Mª Ángeles Calvo
Encina Sagrada
30 de Mayo de 2017

LA GRAN DENA


Observé mis huellas sobre aquella arena firme y dorada de aquel desierto donde la luz del sol caía a pleno. Distinguí un oasis que emitía en un tono rojo terciopelo a unos mil pasos de mí. Me sentí atraída por aquel oasis donde intuí que existía todo tipo y forma de vida. Llegué. Se trataba de una pequeña tienda hecha con trozos de ropas, anclada con piedras y rocas, que alguien había creado para refugiarse de aquellos poderosos rayos. Busqué la entrada. La encontré. Aparté el tejido que separaba la luz del desierto de la oscuridad de aquel lugar. Penetré persiguiendo los aromas que por doquier, alimentaban la estancia. Esperé, no había nadie, o al menos así lo creí. Escuché a lo lejos unos acordes, parecían notas que se desprendían de arpas remotas. Avancé en un intento de descubrir de quienes eran aquellas manos cuyos dedos se deslizaban por las cuerdas creando aquellas odas inéditas. No las encontré. Algo me distrajo entonces, fue un sonido de agua inacabable que parecía alcanzar el lugar para inundarlo a voluntad, en cambio me sentí a flote, las aguas no me sumergieron sino que me elevaron hasta aquello que nunca antes conseguí percibir. Y lo percibí. Y lo abracé y lo sentí en mí. Ya no era un horizonte, era la fuerza insondable de todo lo que creé en mí Ser. Quise observar mis manos para sentir como podía dar forma a lo que brotaba de mi corazón. Eran formas perfumadas con odas, a las que solamente puede dar vida Dios.
Cerré los ojos a todo, apagué mis oídos a nada, junté mis manos embriagadas y con ellas en el corazón, dejé que la magia me embargara y penetrara en cada uno de mis poros, sondeando los recodos para que nada de mí quedara ajeno a ese don que Dios me entregó.
Cuando hube abarcado todo de mí, sentí algo novedoso, un pequeño rayo de sol comenzó a inundarlo todo. No hacía falta que abriera los ojos, podía ver con mi corazón. Me sentí en el mismo centro del universo, envuelto de luz, poder y amor. La luz de Alcione me rodeaba, me hablaba sin emitir palabras, me recordaba que esta es mi casa, y que en esta morada el todo y la nada desaparecen para quedar únicamente UNO.

Es la Tienda Roja, el espacio que ama y honra toda la creación, el lugar donde solamente puede penetrar quién ha regresado a Dios. El lugar donde el poder creador jamás puede ser amputado, mermado o mancillado, el lugar en el que los dones son la fuente de toda creación. La encontrarás en el mismo desierto estelar, de esa estrella universal que es para todos el sol central. Si hasta aquí has conseguido llegar, no dudes en atreverte a cruzar, el desierto que te conducirá hasta las entrañas de este rojo útero espiritual. 


Joanna Escuder
Abril de 2017
Ilustraciones de Thassel Art

La Flor del Cerezo


Ilustración de Adrià Voltà de Thassel Art
Si estás interesado a las ilustraciones de 
Thassel Art, puedes adquirirlas dirigiéndote a:


Un hermoso cerezo en flor, vibraba en el mismo centro de la galaxia, en ese hogar solar llamado Alcione, allí donde tiene principio y final todo Espíritu Creador que en su propia voluntad de engendrar vida, toma posesión de su corazón, desde donde emergen los sentimientos que serán la musa para la forma, allí donde se fragua cada ápice de vida que no ha sido anunciada.
El cerezo, expande su fuego hacia esas aguas plateadas y desde allí, siempre a lo lejos para que la aguas no sean alteradas, concibe un sentimiento, un vibrar primero y último, ese es su sueño, su motivo, su prestigio, su sentido para restar dormido y en un último silencio, hasta que sea un sonido el que la conduzca en su barca arcana hasta las aguas plateadas.
Mírala, allí viene, sosteniendo firme su vara mágica. Surca ella, la gran dama, las mágicas aguas plateadas, se dirige en un sueño sin memoria, en un impulso sin pena y sin gloria, en una inercia ciega que la lleva sin saber que está avanzando, sin conocer que se dirige a lugar alguno, sin idea de que la fuerza de las aguas plateadas la llevan a un propósito.
Es ella, es la que solamente en silencio, en sueños y a ciegas, se entrega, sin motivo, sin nada más que por que así su oscuridad lo predice. Su barca se desliza entre la bruma y conforme avanza, se puede palpar como la densidad del lugar, se esfuma. Todos la pueden ver llegar, todos la sienten, todos saben que cuando la gran dama aparece, aquello que no la dejaba libre está muerto y por ello, su Espíritu es libre de cualquier oprobio, libre para mostrarse tal cual es, una fuerza real y fiel a la realidad de sus sentimientos.
Todo es puro silencio, no hay más, no existe nada que no le permita avanzar hacia su hogar…
Observa, mírala… cerciórate de cómo su barca fluye en las plateadas aguas, como la bruma se expande y como su vara apunta hacia la magia. En la orilla pueden verse a todos los que la esperamos, aquí nos encontramos, recibiéndola, sintiéndola, abrazándola, unidos y comunicados con esa libertad que hemos elegido desde nuestros propios corazones.

De repente, un rugido… saltamos de júbilo, es la Esfinge quien con su arcana voz nos dice, que ahora puede penetrar el UNO.


LA VIDA DHÁRMICA



Los hinduistas son los únicos que han puesto nombre a episodios que acontecen cíclicamente en el Universo y que han podido ser constatados en la medida de lo posible, por la propia humanidad, y que también otras religiones o corrientes filosóficas han sostenido, como es el budismo y concretamente la corriente del budismo tibetano. 
La palabra Dharma es de origen sánscrito y se puede traducir de varias formas siendo una de ellas “Protección”. En el hinduismo Dharma tiene una connotación de ley universal de la naturaleza, que existe en todo individuo y por tanto en el mismo Universo, manifestándose periódicamente, por ello su símbolo es una rueda. Desde nuestra Escuela, podemos decir que para nosotras Dharma es el poder vivir todo aquello que durante un ciclo de vida de causa-efecto, hemos creado, desde otras dimensiones y que ofrecían el equilibrio perfecto para ese presente. Es decir, durante todo un ciclo kármico, se produce lo que denominamos acción-reacción, en un proceso de movimiento continuo de causa-efecto. 
El siguiente proceso  consiste en la disolución o muerte del proceso anterior y se entra en el “no movimiento” o pausa. Mientras hemos estado viviendo y experimentando la evolución tanto individual como colectiva a través de la ley de causa-efecto o kármica, hemos generado inconscientemente,  lo que hemos llamado “sueños” o realidades paralelas tanto personales como colectivas y que en el momento de ser creadas tenían una función de equilibrio de la realidad vivida.
Para que se entienda mejor pondremos este ejemplo: Una mujer vive en un estado de pobreza y precariedad material extrema, en un humilde choza y en lucha con la vida para sobrevivir, esta mujer dotada de una gran conciencia, imagina y vive oníricamente una vida creada por ella misma, donde crea una hermosa casa llena de obras de arte y belleza. Mientras sueña, mitiga el dolor de la realidad que está experimentando y sus propios sueños equilibran su sufrimiento, aún sabiendo que solo son sueños.
Toda esta energía creadora y sus resultados son custodiados por el Reino Elemental, que es quien guarda nuestra sueños, para que cuando ya hayamos alcanzado la meta de evolución y decidamos salir de la rueda kármica, podamos experimentar todo aquello que generamos tanto para nosotros como individuos, cómo para el colectivo y que la Ley del Universo nos retorna haciendo que todo lo creado vuelva a su creador o creadores para el mejor bien de todo lo que existe. Es decir, viviremos los sueños que hemos creado y que darán un merecido descanso y pausa al Ser en el periodo que se avecina.
Dentro de nuestra historia sabemos que Ávalon es un lugar mítico extraído de los sueños creados por el inconsciente colectivo, en un momento de caos absoluto para la humanidad. Este sueño está creado en un lugar dimensional que es alcanzable por todo aquel que vibre en igual sintonía y que supone un logro evolutivo para toda la humanidad. Hoy en día hay muchas personas que estamos dando con este Universo paralelo dhármico, donde la magia, la libertad y la equidad son las formas de vida existentes.
Ahora es cuando TÚ ELIGES. ¿Nos acompañas…?

Karme Millán
Pequeño extracto del dossier de la 
4ª Etapa del Camino del Ego al Logos
de la Escuela Cosmosóphica de Temple Inanna


LA LLUNA NEGRA


… Recordo el dia… un dijous de primavera… feia un sol radiant i jo… desvestida amb el meu vestit… de cotó… blanc… i llarg… molt llarg… 
Allà estava… asseguda davant el mirall… pentinava els rinxols foscos del meu cabell… els hidratava posant-los oli… un d’aquells que no feia gaire jo mateixa havia fet… puc sentir com acarono el seu volum i com la cabellera es mou al son de cada moviment del meu cap… 
… la meva pell… rosada però de vellut… els meus ulls negres atzabeja… i uns llabis carmesí fruit del nou ungüent… enmascarats pel més bell somriure… aquell que adverteix que sento que estic a casa… sento la meva llar… 
Descalça camino cap a fora… el vent fa volar la roba i el cabell… i puc respirar… respiro la llibertat… té aquella olor… 
Tot és verd… inmens… i el sol ilumina i acoloreix d’un blau irrepetible la inmensitat del cel… corro… salto… ballo… canto… sobre el verd… centenars de blanques floretes s’ergueixen… buscant-me… somric… i finalmente em deixo caure… i és l’herba… les flors.. i la Mare… la Mare Terra… m’abracen… tant fort… que puc sentir l’aroma a net… a pur… el sol riu… el cel aguarda… un núbol pica l’ullet… i jo puc moure’m com ho fa el cuc per terra… la planta dels meus peus acaricien l’herba… humida encara… els dits de les mans escarben la terra… i surgeix aquella nova fragància… aquella que et pinta les ungles… 
… puc plorar… somric… i els pardals em conviden a que canti amb ells… Si!! Sóc a casa… en familia… plena.. ho tinc tot… m’envolcalla una serenor… coneguda i bufen aires de llibertat… sóc a casa… 
De sobte… tic tac tic tac… puc sentir la crida… ve desde del castell… haig de marxar… es fa el silenci… el meu batec s’intensifica… no passa res… em despullo de la dolçor del vestit… llarg … molt llarg… vaig a vestir-me… la roba … a la part de darrera… primer la faldilla… de cuir… curta… insinuant les natges… després el cos… també de cuir… realçant la fermesa dels meus pits… també el cinturó… l’espasa a la dreta… la destral a l’esquerra… el braçalet d’argent al braç dret… i les botes,  aquelles que garantiran la fermesa en la meva trepitjada… pinto la meva cara i els braços amb simbologia celta… la natura m’ha brindat el millor estri… la millor pintura…. després… l’elixir… avui amb espígol, romaní i rosa… fragància que ja hom reconeix al meu pas… sóc jo… i finalment la banya… la que em tornarà a casa… 
Avui toca… treballar… entreteniment del bo… si ho és! …em parla d’amor… molt a perdre…  però sí algunes monedes d’or a canvi… aquelles que també em colmaràn d’allò que també necessito… satisfarán arancels i deutes heretats… 
… cavalco ràpit… puc sentir la llibertat… i si més no… també m’agrada… 
Entrada preferent… i tot enllestit pel que alguns anomenen tarda d’amor… per mi… sexe… del bo… però només sexe… 
…entra la tarda i rebo l’avís en primera persona d’un encàrrec… s’ha d’anar a trobar el bastard del rei… del meu amant… i s’ha d’executar i enterrar a d’alt de la prada… l’executora haig de ser jo… sóc la millor… i rebré 100 monedes d’or extres… el sosteniment de tot un any… sento accelerar el batec… i encara nua davant d’ell… ferma… racional… intentant seduint-lo amb les millors de les meves eines… totes de les quals disposo… intento el retracte… la negativa guanya enfront proposta de matrimoni… i perill de la vida de la mare… la meva mestra… 
…ho faré…. els guàrdies reials m’acompanyaràn, però ho fare jo… i tant que ho faré… 
Sa mare plora… suplica clemència… el nen plora… no hi ha marxa enrera… i assegut davant meu al cavall, arribem a la vall… 
…hi ha un forat fet… el nen allà dret… i puc sentir crits… crits de puta… vinga ramera… escopinades… no ho dubto… agafo la meva melena… la lligo amunt… com una corona … trec l’espasa i tallo el seu cap… arriba el silenci… acompanyo el cap dins el forat amb la bota dreta… deixo anar el cabell… el faig ballar sobre les espatlles… prenc la banya i faig sonar aquella hermosa melodia… la que fa tornar els ocell que m’acompanyaran amb l’intens galop… la que em torna a casa… 
… nua de nou… neta… i arrossegant el meu vestit… llarg… molt llarg… em deixo caure a l’herba… i dentre la foscor… els mussols canten… m’expliquen… i amb llàgrimes als ulls puc sentir la llibertat… aquella serenor… 
S’aixeca la lluna… em somriu… 
                                                       …. benvinguda a casa… 

LAER NAJ 
Marzo de 2017

En Tierras de Mu

Resultado de imagen de lemuria

Cierro los ojos y puedo ver el Mar, y pese a ser sordo también lo puedo escuchar. Saboreo toda la intensidad de su sal, percibiendo el infinito aroma de toda su profundidad.
Aquí me encuentro, tocando cada palmo de este hermoso lar, emocionado al poder recordar, el día que partí de aquella isla oculta bajo las aguas de sal.
En ese increíble lugar, que aún muchos no recuerdan habitar, viví y aprendí todo lo que hoy soy capaz de expresar.
De repente, abro los ojos, una poderosa fuerza me ha despertado, me ha tocado el hombro y me ha susurrado que han llegado los tiempos de emerger, tal cual lo hace un vergel, cuando invade de vida toda aridez.
Emocionado, siento mi garganta emitir sonidos que quedaron ahogados, en esa isla ancestral, de la que muchos hablan, pero no se atreven a explorar.
Hoy, estoy aquí, viajo desde el ayer, Mu es nuestro nombre, fui uno de sus habitantes, uno de esos seres que aprendiendo a ser amantes, sobrevivieron a todas las epidemias de hambre, permaneciendo - pese a todas las catástrofes - impertérritos en nuestras naves, sabedores de que será el tiempo quién nos devolverá nuestra identidad.
Si, Mu ha regresado, hemos regresado, pero sólo seremos visibles a quién nos coja de la mano. ¿Vamos…?
Sin dudarlo, tomas mi mano, y sin aferrarnos, nos sumergimos para viajar a nado, hasta dar con ese pedazo de tierra que en su día ocupamos.
Tomo un puñado de ella, me habla de los días en los que la arábamos, para dejar caer cientos de semillas, con la certeza de que el tiempo nos entregaría, los frutos del Árbol de la Vida, los que yacieron encerrados en cada una de esas semillas y que lograron tomar vida, durante vidas y vidas, cuyas infinitas ramas nacidas, germinaban brotes que contenían toda nuestra energía.
Hoy hemos regresado, el Árbol de la Vida vibra, mientras se escucha la voz del Templo, donde las Sacerdotisas oran, las Amazonas lo celebran, las Artesanas crean hermosas odas y las más entrañables dadoras, emanan el alimento que nos convirtió en eternos.
Tiemblo, casi no consigo creerlo, es cierto, es el momento. Respiro profundo y eterno, asiento mi intención y sin más… emerjo.
Ya no hay vuelta atrás, las aguas de sal no son mi techo, pues hoy es únicamente el mismo Cielo, quien me da vida y alimento.
Somos de Mu, de las lejanas tierras sumergidas que han mantenido viva, la misma vida.

Joanna Escuder
21 de marzo de 2017